Ante la adversidad, hay que aprovechar las oportunidades del entorno para crecer aún más

Si la crisis te da limones, haz limonada 

¿Si fueras a la luna, qué preferirías?  ¿Gastar 12 millones de dólares en diseñar y construir un bolígrafo espacial? ¿o ahorrarte los 12 millones llevándote un lápiz?

Con esta chocante anécdota nos ilustró la enérgica Roser Sellés cómo hay soluciones de muchos tipos: costosas y difíciles, sencillas y creativas… Cuando estamos ante un problema, podemos centrarnos en el problema, o podemos abrirnos a la solución, y esto muchas veces implica dejar de pensar como lo hacemos, deshacernos de nuestros prejuicios, de nuestras ideas sobre cómo funcionan las cosas, porque nuestras ideas preconcebidas sólo servirán para limitarnos a la hora de conseguir nuestros objetivos.

Como vimos en el taller “Si la crisis te da limones, haz limonada”, cuando un problema no tiene solución, quizá es porque no nos hemos deshecho de las suficientes limitaciones que nos hemos impuesto a nosotros mismos. Cuando vemos nuestras posibilidades extendidas hasta el infinito, es cuando hasta el más difícil acertijo se nos muestra evidente.

Con unas preguntas de introspección, Roser nos hizo reflexionar aspectos de nuestro negocio en los que podemos profundizar, para transmitir un mensaje nítido y directo al público y para  clarificar las características de nuestro proyecto, de manera que éste concentre toda la energía posible.

También aprendimos que, ante la adversidad, podemos simplemente aguantar el tipo, o aprovechar las oportunidades del entorno para crecer más aún. Cuando pensemos que a pesar del esfuerzo no hemos crecido, una ramita de bambú japonés nos demostrará que la semilla plantada hace seis años, y que parecía no haber germinado, un día inesperado se alza al cielo de forma imparable.

Nos fuimos a casa tarareando un hermoso mensaje interno y con la pasión por nuestro proyecto a flor de piel.

“Cariño, eres como los fuegos artificiales,
vamos, deja que tus colores estallen”.

XDE – Elena Pérez Martín